Como a muchos de su edad, a Jhon el fútbol lo ha desilusionado en muchas ocasiones pero, hoy con 18 años, integra el equipo profesional del América de Cali y su objetivo principal es, demostrar este semestre todo el talento que tiene.

En la cancha y en los camerinos le dicen Saya, nació en Cali pero, vivió gran parte de su infancia a orillas del río Chagui en Tumaco, Nariño, tierra de futbolistas en Colombia. Sueña con jugar el próximo mundial, llegar al Chelsea en Inglaterra y con darle innumerables alegrías a Luz Magaly Quiñones, su madre.

Jhon Quiñones Saya recuerda con alegría aquel mundial del 2010, pues fue ahí cuando decidió que, quería hacer del fútbol, su profesión. A partir de ese momento, tuvo personas a su alrededor que impulsaron su carrera; su madre, quien le compró su primer par de guayos con los que durmió puestos antes de ir a su primer entreno; Henry Yesid, su primer profesor en el colegio, quien lo vio jugar y lo motivó a que siguiera entrenando; la ‘Gambeta’ Estrada, quien le dijo que fuera a jugar al América, entre otros. 

Pero todo no ha sido alegrías para Jhon, la violencia en el pacífico lo afectó a él, a su familia y amigos. Un amigo con quien jugaba fútbol fue asesinado por la guerrilla por “andar sapeando gente”, días después llegó una amenaza a su casa que decía: “ya matamos uno, vamos por el resto”. Para él y su familia fue una etapa complicada, “pensé que me iba a volver loco, no dormía y si alguien se paraba enfrente de mi casa pensaba que me iban a matar” afirma el jugador.

En el fútbol también ha sufrido, fue figura en Estrellas del Futuro de Pasto y consiguió clasificar a la Pony Fútbol en Medellín, pero el técnico decidió no llevarlo. Pasaría a jugar unos meses en Popayán y posteriormente, viajó a Manizales a las inferiores de Once Caldas pero, al no conseguir que le dieran estudio, regresó a Tumaco. 

En 2015 integró la Selección Valle y fue ahí donde la “Gambeta” Estrada lo vio y le dijo que viniera a jugar al América de Cali. Llegaría al equipo un 20 de mayo de 2016, casualmente el día de su cumpleaños y bajo la dirección técnica de Jersson González integraría la Sub20 B.

Pensó en retirarse con los trabajos del preparador físico Harry, “era una corredera brava y él nos decía, sino aguantan dedíquense a otra cosa” entre risas, recuerda Jhon esos momentos. En esa misma época, fue convocado a Selección Colombia Sub17 y posteriormente llegaría a la profesional del América de Cali.

Quiere jugar como Juan Guillermo Cuadraro y su ídolo es Messi, se siente contento por la confianza de los profesores y escucha los consejos de sus compañeros para seguir mejorando su fútbol. Ese es Jhon Quiñones Saya un canterano que, sueña con hacer historia en el equipo del que es hincha, América de Cali. 

Comparte esta noticia en redes sociales:

OTRAS PUBLICACIONES